Confirman el hallazgo de los restos del rey Ricardo III

Los restos localizados en un estacionamiento de Leicester, en el centro de Inglaterra, pertenecían al rey inglés Ricardo III, muerto en 1485, según las pruebas de ADN exhibidas por la universidad local.

Los huesos encontrados son, “más allá de cualquier duda”, los  del monarca que reinó entre 1483 y 1485, el último de la casa de los York que fue seguida por la dinastía de los Tudor, dijo a la prensa el director del equipo arqueológico de la Universidad de Leicester.
El estudio indicó que los restos del esqueleto presentaban diez heridas, ocho de ellas en el cráneo, según informó la agencia de noticias EFE.
Según los investigadores, ese sólo dato indicaba que los restos podrían ser de Ricardo III, el último monarca inglés muerto en una batalla. Sin embargo, las pruebas concluyentes fueron suministradas por los análisis de ADN.

Los científicos recogieron el material genético de la dentadura y el fémur y los compararon con el ADN de Michael Ibsen -descendiente de la hermana de Ricardo III, Ana de York- y de otro de sus descendientes anónimos.
Los resultados mostraron la coincidencia del material genético comparado con el esqueleto localizado en lo que fue el coro de la iglesia de Grey Friars, derruida en 1538 y hoy en día un estacionamiento.
Las labores de excavación en el comenzaron a fines del pasado agosto con el ánimo de encontrar la tumba del monarca que, según las reseñas históricas, fue enterrado en el antiguo templo tras morir en la batalla de Bosworth Field, en 1485.
El alcalde de Leicester, Peter Soulsby, anunció que, una vez confirmado que los restos mortales pertenecen al monarca inglés, éstos serán transportados a la catedral de la localidad británica.
Ricardo III murió en la última gran batalla de la Guerra de las Dos Rosas (1455-1485) entre los partidarios de la Casa de Lancaster y los de la Casa de York. Su muerte permitió el inicio de la dinastía Tudor, con Enrique VII.
El esqueleto que se encontró a principios de septiembre estaba bastante bien conservado y casi completo, a excepción de los pies, con curvaturas en la espina dorsal que indican que el monarca padecía esclerosis, lo que coincide con las descripciones que se hicieron del rey en la época.
Los expertos de la Universidad desmienten la veracidad del retrato que de él hizo William Shakespeare en “Ricardo III”, donde lo pinta como un ser deforme, y aseguran que esta imagen se debe a las “historias difamatorias” que circularon entre sus oponentes y que impulsaron los que acabaron con él, los Tudor.
Hijo menor del tercer duque de York, Ricardo III nació el 2 de octubre de 1452 y cuando sólo tenía ocho años perdió a su hermano mayor, Edmundo, y a su padre en la batalla de Wakefield.
Nombrado Duque de Gloucester, en 1483, sucedió en el trono a su hermano Eduardo IV, cuyos hijos se probaron ilegítimos y reinó durante dos años hasta su muerte.

 

 

Fuente: Télam

 

 

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar