Día clave para el avance sobre la Justicia

600x0_654451 Con el aval de la presidente Cristina Kirchner, el oficialismo aceptó introducir modificaciones menores en algunos de los proyectos. Diputados tratará las iniciativas más cuestionadas hoy, mientras que el Senado postergó el debate hasta la próxima semana. Distintos sectores convocaron a movilizarse hasta el Congreso para rechazar la reforma

Horas antes de que se dispusiera a dar sanción definitiva a los tres proyectos más controvertidos, el kirchnerismo aceptó realizar cambios a algunos de los seis proyectos que conforman la reforma judicial impulsada por el Poder Ejecutivo. ¿Qué cambió? La presidente Cristina Kirchner dio luz verde para que se atiendan algunas de las “sugerencias” que hizo un grupo de jueces de todo el país, y que fue acercada a la Casa Rosada por el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

Las modificaciones, no obstante, fueron precisas y acotadas, y estuvieron lejos de satisfacer los reclamos opositores. Por eso, representantes de los partidos antikirchneristas prometieron trabajar hasta último momento para intentar frenar las iniciativas.

Tras una jornada en la que se escucharon los planteos de una decena de especialistas y representantes de entidades del Poder Judicial, el Frente para la Victoria firmó a última hora de la tarde sus dictámenes de mayoría para llevar hoy al recinto las tres medidas: la creación de Cámaras de Casación en otro fueros además del Penal; la regulación de las medidas cautelares contra el Estado, y la reforma del funcionamiento y la conformación del Consejo de la Magistratura.

 

Las alteraciones se practicaron sobre ese último proyecto. Sin embargo, no atendieron las críticas respecto a la elección de sus miembros; tampoco a las disposiciones que permitirán al oficialismo contar con el número suficiente para suspender a los magistrados.

Lo que decidió recoger el Gobierno sobre las recomendaciones que hizo la Junta de Presidentes de Cámaras Nacionales y Federales de todo el país fueron temas de atribuciones presupuestarias y administrativas que el oficialismo pretendía endilgar al Consejo, pero que finalmente quedarán en manos del máximo tribunal. Así, la Corte seguirá siendo la encargada de manejar el presupuesto, la política salarial y los concursos del personal del órgano que designa y remueve jueces.

La oposición consideró que los cambios no fueron sustanciales ni afectaron el espíritu de las leyes, cuyo objetivo aseguran que es controlar a la Justicia. Más aún, en diálogo con Infobae, el diputado denarvaista Gustavo Ferrari aseguró que el kirchnerismo aprovechó la ocasión para incorporar reformas electorales que “complicaron la posibilidad para los partidos de presentar listas de consejeros unificados”.

Una denuncia más grave fue la que esbozó la representante de la Coalición Cívica-ARI Elisa Carrió, quien afirmó que hubo un “pacto espurio” entre la presidente Cristina Kirchner y el titular de la Corte, Lorenzetti.

“Ayer le sacaban todo más allá de lo que dice la Constitución y hoy le dan todo, también más allá de lo que dice la Constitución”, dijo. “Están rompiendo el orden constitucional”, indicó.

Ayer a la noche, la diputada Diana Conti –que llevó la voz cantante del Gobierno en estos temas- aseguró que el oficialismo “no tendrá una dificultad importante” para reunir los votos. De todos modos, el titular del bloque, Agustín Rossi, había dicho más temprano que no descartaba que el director del Afsca, Martín Sabbatella, sea convocado para lograr el quórum.

Campaña contra la reforma

Pese a que el proyecto que atañe al Consejo de la Magistratura deberá volver al Senado, la oposición y distintas organizaciones persistirán en sus esfuerzos por impedir su aprobación –y la dos los otras dos iniciativas- en la Cámara baja.

Hasta ahora ensayan distintas estrategias. Por un lado, distintos bloques opositores apostaron a poner presión sobre los legisladores aliados al oficialismo para que no den quórum a la discusión. Incluso la ONG Poder Ciudadano comenzó una campaña para que doce legisladores claves no bajen al recinto. Por otro, diferentes legisladores anticiparon su intención de llevar a la Justicia las leyes en cuanto sean aprobadas por el Congreso para frenar su aplicación e intentar que la Corte Suprema declare su inconstitucionalidad.

En tanto, representantes de diversas fuerzas inauguraron hoy una carpa blanca –símbolo de las disputas sindicales docentes en los años 90– para protestar contra la reforma judicial y convocaron a la sociedad a manifestarse en horas de la tarde. Allí habrá pantallas gigantes para que quienes se acerquen a la Plaza de los dos Congresos puedan seguir la sesión.

El sindicalismo también se hará presente. Tras el paro anunciado por los empleados judiciales que dirige Julio Piumato, la CTA de Pablo Micheli y y la CGT de Moyano resolvieron movilizarse hasta el lugar para expresar su rechazo.

El Senado prolongó el debate

Paralelamente al plenario de comisiones que se realizó en Diputados, las comisiones de Justicia y Asuntos Penales; la de Asuntos Constitucionales; y la de Legislación General de la Cámara alta abordaron las otras tres medidas que completan la reforma.

En poco más de dos horas, se dictaron despachos de mayoría sobre los proyectos que establecen la publicación on line de las declaraciones juradas de los miembros de los tres poderes del Estado, y los fallos de todos los tribunales. Sin embargo, se pasó para el próximo martes el relacionado con el ingreso “igualitario” al empleo judicial.

Esa iniciativa será debatida en conjunto con las modificaciones a la reforma del Consejo de la Magistratura que llegará de Diputados. De acuerdo con el sitio Parlamentario, los cuatro dictámenes se votarían en el recinto recién en mayo.

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.infobae.com

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar