Murió el testigo clave que estaba internado tras una explosión

600x0_656895 Había sufrido gravísimas heridas por un estallido que se produjo en su casa debido a un escape de gas. Roberto “Carnicero” Aníbal, decisivo para la detención de alguno de los involucrados en el crimen, había denunciado amenazas

El testigo clave del caso Candela que había sufrido gravísimas heridas durante una explosión en su casamurió este miércoles por la noche en el hospital donde estaba internado.

Lo confirmaron fuentes del hospital Mariano y Luciano de La Vega de Moreno, que precisaron que Roberto Aníbal falleció minutos después de las 19 de ayer a raíz de las gravísimas heridas sufridas.

Apenas ocurrida la explosión durante la madrugada de ayer, los investigadores policiales señalaron que se debió a un escape de gas, pero tanto la madre de Candela, Carola Labrador, como el abogado de dos de los sospechosos en el caso señalaron que el ataque a este testigo estaría directamente vinculado a su aporte en la causa.

Es que el hombre había denunciado amenazas y el ataque a tiros al frente de su casa, lo que lo llevó a encadenarse frente a las rejas del Palacio de la Gobernación bonaerense para pedir asistencia.

Cronología de los hechos

Todo comenzó en la casa de Roberto Arturo Aníbal, de 40 años, quien anteoche llegó a su vivienda tras asistir a un programa de televisión y visitar a familiares en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro.

Al ingresar a su vivienda, poco antes de las 2 de la madrugada, se produjo la explosión “desde el interior hacia el exterior” de la propiedad, ubicada en Virgen del Luján 3664 de la localidad de Villa Trujuy (Moreno), según el informe del perito de explosivos de la Policía Bonaerense.

Las fuentes policiales dijeron que no se encontraron orificios que indiquen la presencia de algún artefacto explosivo, como tampoco de pólvora, y que el estallido se originó por un “escape de gas” en la cocina del inmueble, que quedó totalmente destruido.

El abogado Rodrigo González, defensor de dos de los involucrados en la causa, afirmó a la prensa: “Un escape de gas también puede ser producido adrede, así que queremos que esto se investigue porque Aníbal innumerables veces dio nombre y apellido del personal policial involucrado en este caso”.

Aníbal sufrió quemaduras en el 80% de su cuerpo y fue internado en estado reservado en el hospital de Moreno, con respiración asistida. Su estado de salud era tan delicado que la víctima falleció.

Un incidente que generó dudas

El hecho despertó las sospechas por sus vinculaciones con el crimen de Candela Rodríguez, la nena de 11 años que desapareció en agosto del 2011 de su casa en Villa Tesei y nueve días después su cadáver fue hallado adentro de una bolsa en Hurlingham.

Aníbal era carnicero en un supermercado chino de Hurlingham y declaró en la causa bajo identidad reservada, pero luego el fiscal que por entonces investigó el caso, Marcelo Tavolaro, reveló su nombre.

En octubre último, el testigo se encadenó a las rejas del Palacio de la Gobernación bonaerense para denunciar amenazas: afirmó que le balearon el frente de la casa con una ametralladora, desde un auto, y aseguró que también lo secuestraron.

El caso Candela despertó la atención pública y política porque hasta el vicegobernador Gabriel Mariotto impulsó una comisión investigadora en la Legislatura bonaerense.

Hubo un grupo de acusados sospechados de haber cometido el crimen en el marco de un “ajuste de cuentas poco convencional” contra el padre de la nena, entonces detenido por piratería del asfalto, pero la Cámara Penal de Morón detectó graves irregularidades en la causa y decidió apartar al juez Alfredo Meade y al fiscal Tavolaro tras anular las indagatorias de todos los imputados.

Actualmente, los únicos que están presos son Héctor Bermúdez, sospechado de haber sido el autor material del homicidio, y Leonardo Jara, un joven imputado de hacer llamadas extorsivas cuando la nena estaba en cautiverio.

 

 

 

 

 

Fuente: www.infobae.com

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar