Asistencia para una abuela del barrio Acuña Isí

 

·         Se trata de Elvira Luna, de 93 años, y que vivió toda su vida sin conexión a luz eléctrica. La abuela vive en el barrio Acuña Isí II Etapa, y este jueves cortó ella misma la cinta celeste y blanca de su nuevo hogar.

 

Luego de toda una vida de postergaciones y olvido, el Gobierno Secretaria de la Vivienda (3)asistió a Elvira Luna, una abuela de 93 años que vivió durante años privada del derecho a una vivienda digna y sin acceso a ningún servicio público, común al resto de sus vecinos.

Con sus jóvenes 93 años recién cumplidos, ya que festejó su natalicio junto a sus vecinos el pasado 20 de abril, Elvira, o más conocida en el barrio Acuña Isí II Etapa como “la abuela de los perros”, cortó la cinta celeste y blanca para inaugurar su nueva vivienda social ubicada en Coronel Aramburu 55, y en medio de un cerrado y convocante aplauso, obra encauzada por la Secretaría de Estado de Vivienda y Desarrollo Urbano, que conduce Octavio Gutiérrez y acompañada del ministro de Desarrollo Social, Oscar Pffeifer, la concejal del Circuito 3, Daniela Tula, sus vecinos y sus amigos de siempre, sus perros.

Oriunda de la Cocha, Tucumán; soltera, sin hijos y aunque con familiares, sobrinos, pero que no se hacen cargo de ella, y sin línea de pares porque sus familiares directos ya fallecieron, lo poco que se sabe de Elvira es que siempre vivió de la misma manera hasta este martes, sumida en la escases de recursos y valiéndose por sí misma, ya que por su estado económico nunca pudo acceder por su nivel económico a ningún bienestar ni tampoco lo solicitó, sino que se valió por sí misma. Aún así, lo que la hace especial es que aún en su pobreza ayuda,   y se hace cargo de animales abandonados. En el barrio le dicen “la abuelita de los perros” porque cuida y alimenta a perros abandonados. Actualmente tiene a su cargo tres perros adultos, siete cachorros y un gato que conviven con ella.

 Elvira

Durante sus años en tierra catamarqueña, Elvira vivió en su vivienda de block sin revoque, contrapiso en mal estado, techo de loza y sin luz, sin baño y solo con un pozo. Pero lo más grave es que nunca tuvo luz eléctrica ni otro servicio como gas natural que los vecinos de la zona poseen. Sobre su vida, “la abuela de los perros” cuenta que en su juventud fue empleada domestica, y que vivió y trabajó para gente en La Plata. Así y por su lucidez, se mantiene al tanto de las noticias por lo que se enteró de las últimas inundaciones de la zona y pensaba que “su patrona podía estar en la inundación”.

Por éstos días la abuela cuenta con la ayuda de una vecina, Graciela Guevara y su familia, quienes la cuidan, alimentan y se ocupan de su salud en forma voluntaria, y “agachadita como está sale a hacer las compras, visita a la Virgen, tiene independencia pero con compañía porque tiene problemas visuales y de audición”, cuentan los vecinos.

Autodeterminación y autosuficiencia, son las palabras que la describen según la asistente social que lleva su caso desde el año pasado,  “porque las mujeres buscan pareja a cualquier costo para no estar solas y temiendo a la soledad. Todos tenemos miedo a la soledad  pero ella se encierra sola en la oscuridad, y el viejo en especial busca que lo amparen, pero ella no, siempre ampara a sus animales”, expresó Marita Campos.

Luego del corte de cintas, la entrega de la documentación que acredita la propiedad de la obra y las llaves de la vivienda, Elvira propuso como única condición para trasladarse a su nuevo hogar que le lleven a sus cachorritos a su lado, y “logramos cambiarle la silla rota que tiene desde hace mucho tiempo por la silla nueva que le obsequió el Ministerio de Desarrollo social, todo un logro, expresaron las asistentes sociales presentes.

Finalmente, los vecinos presentes que acompañaron en el acto de entrega expresaron al secretario de Vivienda su agradecimiento por la solución brindada a doña Elvira, diciendo que “por 28 años esperamos el pavimento en la calle, y nos alaga que funcionarios como Ud se hagan eco de la situación de doña Elvira. Siempre pasábamos y mirábamos algo que por muchos años antes los funcionarios de gestiones anteriores no miraban”, dijo Ramón Antonio Reartes. Por su parte, las asistentes sociales expresaron que “antes los programas de viviendas no llegaban a los abuelos. En esta gestión esa visión fue superada, existe una calidez humana y una justicia social que se hace evidente en la política pública, no hay privilegios para pocos ni exclusión para el resto, que es lo que engrandece a la gestión de la Gobernadora Corpacci”.

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar