Crimen de Ángeles: “Mi esposa no tiene nada que ver, no la involucren… fui yo”

angelessLa fiscal María Paula Asaro dio a conocer su segundo informe sobre el estado de la causa por el crimen de Ángeles Rawson y confirmó que el portero se autoincriminó.

El hombre señalado como responsable del crimen pidió en la madrugada del sábado volver a declarar ante la funcionaria judicial y dio un testimonio estremecedor: “Mi esposa no tiene nada que ver, no la involucren a ella en esto… fui yo“.

Ante semejante declaración, la fiscal interrumpió a Mangeri y le solicitó “que guarde silencio y que lo que quiera referir lo haga en presencia de su abogado defensor en el momento oportuno y ante el juez de la causa”; de inmediato se dio aviso al secretario del juzgado interviniente.

En el mismo informe se detallan los avances en la investigación que dieron lugar al pedido de detención de Jorge Néstor Mangeri, cuyos peritajes permitieron confirmar que Ángeles Rawson no fue violada.

Lesiones sopechosas

Una serie de rasguños que Mangeri mostró en su cuerpo, en la zona abdominal y en la espalda, también despertaron sospechas de los investigadores.

El portero denunció que había sido torturado por policías en dos episodios previos a su detención; para demostrarlo levantó su buzo y exhibió lesiones compatibles con quemaduras pero también “arañazos“, similares a los que, cuando se quitó la prenda, tenía en la espalda.

La fiscal ordenó un examen forense, que se terminó de completar bien entrada la madrugada: los médicos refirieron que las lesiones que dijo haber sufrido antes de su detención por supuestos apremios ilegales se corresponden en realidad con heridas que podrían haber sido causadas por la víctima durante su defensa ante un ataque.

A la vez, se presentaban lesiones autoproducidas, posiblemente para enmascarar aquellas que habría sufrido inicialmente con motivo del ataque.

El testimonio de la mucama

La hipótesis sobre la responsabilidad del portero comenzó a consolidarse en la noche del viernes, cuando declaró también como testigo una mucama de la familia de Ángeles, de nombre Dominga Trinidad Torres.

La mujer aseguró que el día en que desapareció Ángeles trabajó en la casa de la adolescente entre las 9 y las 13, y en ese lapso la joven no regresó a la vivienda.

Sin embargo, la fiscal concluyó que la niña ingresó al edificio pero no a su departamento. “Ciertamente ello habla a las claras que fue atrapada en el lobby de la propiedad horizontal”, explicó Asaro en el pedido de indagatoria.

Sobre los motivos que no hicieron sospechar a nadie de lo que hizo el encargado, la fiscal consideró oportuno señalar que en el edificio “se estaban efectuando refacciones de cañerías, producto de lo cual los residuos del material eran sacados en bolsas de consorcio a la calle”.

“Esta particularidad indica que no sería extraño ver al encargado transportando bolsas de peso, como la que habría sido utilizada para descartar el cuerpo de la ofendida, parte de la cual fue secuestrada en el predio provincial de la Ceamse alrededor del cadáver”, completó la funcionaria judicial.

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar