Duro comunicado del las 62 organizaciones en contra de Brizuela del Moral

62Al participar de la presentación del “nuevo” Frente Cívico y Social (FCyS), con vistas a las elecciones primarias de agosto y las generales de octubre, el ex gobernador de Catamarca, Eduardo Brizuela del Moral, expresó que quiere “un gobierno que tome decisiones en Catamarca”, olvidando los oprobiosos tiempos de la entrega, la sumisión y la obediencia tonta del FCyS a los designios del gobierno central, que nos hicieron perder la autonomía en la mayoría de los servicios públicos, como la desaparición del Banco de Catamarca y el IPPS (ex Caja de Jubilaciones), y protagonizar la más espantosa claudicación en la defensa de nuestros recursos mineros.

Fue en los períodos del radicalismo vernáculo y del FCyS, que Brizuela del Moral integra y ahora, seguramente, representará en una de las candidaturas a diputados nacionales, en que Catamarca perdió más poder con relación al gobierno nacional. Desde las originarias gestiones del ex mandatario de facto, Arnoldo Castillo, sucedido por su hijo y actual senador nacional Oscar Castillo, los radicales se exhibieron sin pudor y en forma vergonzosa como los “mejores alumnos de Cavallo” (textual de Arnoldo), para entregar Obras Sanitarias Catamarca (OSCa.) y la Dirección de Energía (DECa.) a grupos foráneos, únicamente interesados en capitalizar los subsidios destinados a esos sectores, antes que mejorar las calidades del agua y de la energía para los catamarqueños. Un verdadero fraude al pueblo de la provincia, que significaron un retraso de 20 años en la prestación de esos servicios.

Como prueba de fidelidad a esa conducta entreguista y sin apego por “lo nuestro”, Brizuela del Moral y Oscar Castillo, ahora han vuelto a sentar a su lado a representantes gremiales como el bancario Hugo Melo, quien como miembro del comité provincial para el Plan Estratégico Consensuado le puso la firma y dio vía libre para esas nefastas privatizaciones.

Hipócritamente, Brizuela del Moral, proclama un gobierno que “tome decisiones en Catamarca”, y en cuestionamiento al gobierno nacional alude a la “década perdida”, sin mencionar que durante las gestiones del Frente Cívico y Social, la provincia se quedó sin el Banco de Catamarca y transfirió el IPPS (Instituto Provincial de Previsión Social), ambas entidades de prestigio, que antes administraba el gobierno provincial, con la posibilidad de decisiones autonómicas tanto e materia financiera como previsional.

Fue también en las gestiones de los radicales Castillo (padre e hijo) y Brizuela del Moral, que Catamarca, siguiendo las recetas liberales y del FMI, claudicó en la defensa de sus derechos mineros, reduciendo las regalías mineras al 1 por ciento (4 de noviembre de 1993), después de modificar la anterior alícuota del 10 por ciento fijada por la anterior administración justicialista. En esas condiciones, los radicales y el FCyS entregaron la concesión para la explotación de Bajo de La Alumbrera (27 de abril de 1994), resignando más del 5 por ciento de las ganancias netas, que acarrearon una pérdida estimada entonces en unos 483 millones de dólares.

Por eso hoy, por más que Brizuela del Moral se empecine en negar la historia y los hechos verdaderos, los catamarqueños no son tontos y ya no le creen, porque padecieron las sucesivas gestiones radicales del acomodo y el privilegio para sus parientes y amigos, contrarias al actual modelo de inclusión y compromiso social hacia los más humildes, que encarna la compañera gobernadora, Dra. Lucía Corpacci, y que las próximas elecciones van a permitir profundizar, para que sigan creciendo las ilusiones y las esperanzas de una Catamarca mejor para todos los catamarqueños.

 

 

Roberto Antonio González

Secretario General

62 Organizaciones

Justicialista de Catamarca

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar