Conflicto por la pastera: hubo una nueva movilización

 

na07fo01efe La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú realizó ayer una nueva movilización al puente internacional San Martín y una caravana náutica por las aguas del río Uruguay, en protesta contra la pastera UPM (ex Botnia), el mismo día en que se difundiera la decisión del gobierno uruguayo de renovar por tres años más la autorización ambiental para la planta de celulosa. Alrededor de 30 embarcaciones, además de las personas que se movilizaron en auto o a pie, participaron de la jornada, bajo el lema “Por la salud del río y en contra de Botnia”. Ante una fuerte presencia de la Prefectura uruguaya, el acto central se llevó a cabo en pleno río, donde se leyó una proclama que pidió “al gobierno uruguayo y al argentino que escucharan la voz de sus pueblos y les reconocieran el derecho humano de vivir en un ambiente sano”.

La manifestación se produjo poco después de que la prensa uruguaya informara que el gobierno de José Mujica convalidó los controles ambientales implementados en la planta de celulosa UPM y le otorgó un nuevo permiso hasta 2016, según lo comunicó el ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Francisco Beltrame. Con anterioridad, Mujica había anunciado el permiso a la pastera para aumentar su producción, lo que reabrió las diferencias con el gobierno nacional.

El asambleísta José Pouler aseguró a Página/12 que no les llamó la atención el nuevo aval de las autoridades uruguayas, ya que “autorizan sin pensar en el medio ambiente, y las consecuencias que puede generar para ambos países”. Sin embargo, los asambleístas, que se encuentran en estado de “alerta permanente” desde hace dos semanas, aguardan un pronunciamiento oficial de los gobiernos de ambos países sobre el nivel de contaminación del río compartido. Pouler dijo que esperan que el Ministerio de Relaciones Exteriores “dé a conocer los datos sobre la contaminación que prometió”. Martín Alazard, otro integrante de la asamblea, insistió en que “indudablemente Uruguay está jugando por la empresa finlandesa, que está usufructuando de su madera y le va a dejar un río contaminado”.

Acerca de la movilización de ayer, Pouler señaló que la convocatoria fue más grande de lo que esperaban y destacó que se concentraron de forma “pacífica y sin agresividad, como lo hacemos desde hace diez años”. Asimismo, resaltó que “del lado uruguayo había una gran cantidad de efectivos, alrededor de 150, con motos de agua, gomones, tres barcos y hasta un helicóptero”. El ambientalista Alazard consideró “exagerado” el operativo para controlar la marcha, y aseveró que “Uruguay preparó la flota como si esto fuera una invasión extranjera”. En respuesta, el vocero de la fuerza naval uruguaya, Gastón Juansolo, declaró que el objetivo fue “garantizar la seguridad y prevenir posibles desórdenes”. La Asamblea Ambiental evaluará este miércoles si realiza nuevas medidas de fuerza.

 

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar