Polémica por la inscripción online para las escuelas públicas porteñas

0010139283 Desde hoy los padres pueden anotar a sus hijos a través de la web o por vía telefónica. Los gremios docentes se oponen porque entienden que “desalienta el ingreso” a los establecimientos estatales. Una medida cautelar podría frenar el sistema

Los padres que deseen inscribir a sus hijos en una escuela pública de la Ciudad por primera vez (sin importar la sala, grado o año), desde ahora no necesitan acercarse al establecimiento educativo: pueden realizar el trámite a través de internet o con un simple llamado telefónico al 147 o al 0800-999-2727 (para los que viven fuera de los límites del distrito porteño), donde un operador guiará en el horario de lunes a viernes de 7:30 a 24.

El nuevo sistema de Inscripción Escolar -rige del 4 al 22 de noviembre- incluye a todos los niveles: inicial, primario, secundario y terciario, en cualquier modalidad. Y según Jorge Aguado, director general de Tecnología Educativa del Ministerio de Educación, sus objetivos principales son: “Facilitar la inscripción simultánea en más de una escuela, asegurar la asignación de vacantes en toda la ciudad, acelerando el tema de la reubicación e imposibilitando cualquier negación de vacante”.

La aspiración del funcionario porteño se sustenta en que el sistema ofrecerá cinco opciones automáticas de escuela, según la zona donde viva el estudiante, y el aspirante podrá sumar otras tres; de esta manera, el alumno tendrá ocho posibilidades de ingresar en un colegio de su barrio o de su preferencia.
El spot con el que el gobierno porteño anuncia el nuevo sistema de inscripción
Sin embargo, la propuesta generó numerosas críticas de los gremios docentes e incluso motivó la presentación de una medida cautelar que apunta a frenar el nuevo sistema.

El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López, considera que la nueva modalidad es discriminatoria: “La escuela pública es de todos y para todos, entre otras cosas, porque inscribe al que tiene internet y al que no tiene el acceso”.

Además evaluó que “despersonaliza el vínculo escuela-familia y no focaliza en un criterio pedagógico la conformación de las matrículas de acuerdo con las realidades zonales de las instituciones”.

Esto fue refutado por el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta: “Nadie dice que no se puede hablar con directivos, quien quiera conocer la escuela lo puede hacer, pero hay otra que quizás no quiere y lo hace por internet. Es innegable que es un avance. Acuérdense lo que era antes sacar un registro. Y en esto también. No se entiende el cuestionamiento”.

De todos modos, Gustavo Lesbegueris, jefe del área de Derechos de la Educación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, instó al Ministerio de Educación a frenar el nuevo sistema, por “la sensación de incertidumbre observada en las comunidades educativas” y también porque “no se transparentó ante la opinión pública y las escuelas las características, el alcance y los resultados de la prueba piloto llevada por la empresa preadjudicataria de la licitación”.

En el mismo sentido se pronunció la Defensora en lo Contencioso Administrativo número 4, Cecilia González, quien consideró que este nuevo sistema “genera una afectación al ejercicio del derecho de acceso integral a la educación, tutelado por la Constitución de la Ciudad y se contradice con el propio reglamento educativo de la Ciudad de Buenos Aires”.

En tanto, el Defensor general de la Ciudad de Buenos Aires, Mario Kestelboin, consideró: “Con esta medida arbitraria, el gobierno porteño lo que hace es desalentar el ingreso a la escuela pública”.

El escenario podría modificarse en las próximas horas: el juez contencioso administrativo porteño, Osvaldo Otheguy, resolverá sobre una medida cautelar presentada por Kestelboin, a instancias de un puñado de padres. Si el magistrado avala la presentación, el sistema se frenaría

 

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar