Tras las críticas, el Gobierno segmentó el aumento del impuesto para los bienes de lujo

0010397089 Diputados dio media sanción al proyecto del oficialismo que, finalmente, bajó de 50 a 30% el gravamen para la franja de autos de 170 a 210 mil pesos. La alícuota más alta se pagará cuando el valor supere los $210 mil. Antes del 10 de diciembre lo tratará el Senado

La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada y giró al Senado el proyecto de ley que aumenta en forma segmentada la alícuota del impuesto interno para bienes de lujo, como autos y motocicletas de alta gama, vehículos especiales para acampar, y embarcaciones o aeronaves de uso recreativo o personal.

Así, el Gobierno decidió moderar la suba en la reunión de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, donde el oficialismo emitió un dictamen de mayoría en el que incorporó algunos de los reclamos de la oposición y también de las automotrices y fabricantes de barcos.

La iniciativa fue aprobada por 134 votos a favor, provenientes del kirchnerismo, sus habituales aliados y Unidad Popular; y 21 en contra. Hubo, además, 57 abstenciones de la UCR y el FAP, bloques que se habían comprometido a no votar en disidencia del proyecto.

El tema, que iba a ser considerado en una sesión prevista para el mediodía de hoy, finalmente se adelantó en su tratamiento y se puso a consideración al término del debate del proyecto de responsabilidad del Estado.

También se acordó acotar el tiempo de los discursos, por lo que sólo expusieron los principales referentes en el tema de cada una de las bancadas de la Cámara.

Por el lado del oficialismo, el presidente de la comisión de Presupuesto, Roberto Feletti, señaló que “la recaudación por estos bienes es de 800 millones de pesos y que, con esta ley, ascenderá a
1.000 millones”, al tiempo que precisó que “la suba del tributo afectará solo al 20 por ciento de la industria automotriz”.

Desde el radicalismo, el jujeño Miguel Giubergia dijo que “no vamos a poner palos en la rueda, pero tampoco vamos a votar esto que es un parche como los que ponía -el ministro de Economía del menemismo- Domingo Cavallo”.

El proyecto aprobado ayer contempla que el gravamen oscilará entre un 30 y un 50 por ciento, de acuerdo al valor que tengan estos bienes suntuarios, y en ese sentido se estableció que los autos de alta gama pagarán la alícuota más alta cuando su precio supere los 210.000 pesos.

El oficialismo decidió establecer alícuotas diferenciales para estos bienes suntuarios, determinando que un vehículo que tenga un valor de entre 170.000 y 210.000 pesos, sin impuestos, pagará una tasa de un 30 por ciento y si es mayor a esos montos, abonará la tasa del 50 por ciento.

El proyecto abarca a todos los productos considerados suntuarios en base a su valor y no por su origen, gravando tanto a los importados como a los nacionales.

Si bien los bienes suntuarios, vehículos y motores, embarcaciones de recreo o deportes y aeronaves ya pagan una tasa de impuestos internos del 10 por ciento, el proyecto aumenta de manera considerable la alícuota cuando el valor de los productos supere los 170.000 pesos o los 210.000 pesos como sucede para el caso de los autos de alta gama.

La iniciativa que modifica la ley 24.674 de impuestos internos también gravará con una alícuota del 50 por ciento a las aeronaves para recreo o deporte y en ese sentido se dispuso que pagarán esa tasa cuando supere, sin impuesto, los 170.000 pesos.

Además, fija que en el caso de las motos se aplicará una alícuota del 50 por ciento cuando se pague entre 22.000 y 40.000 pesos.

A lo largo del proyecto se establece que las embarcaciones destinadas a deporte o recreo tendrán una alícuota del 30 por ciento cuando se transfiera o se venda en operaciones que impliquen montos de entre 100.000 y 170.000 pesos, y del 50 por ciento cuando se supere esa cifra.

 

 

 

 

Fuente: www.infobae.com

 

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar