Aborto: para Colombo negar su existencia, es seguir escondiendo la basura baja la alfombra

WhatsApp Image 2018-06-27 at 16.23.55  Durante el debate  por la despenalización del aborto en la Cámara de Diputados, durante la sesión de ayer, tuvo intervención la diputada Marita Colombo:
“Me pregunto si es posible hablar de igualdad, cuando desconocemos la magnitud de un problema como el del aborto provocado en la Argentina, si es posible hablar de igualdad cuando se criminaliza a las mujeres que son, por naturaleza, las únicas que pueden estar  embarazadas (…), si es posible hablar de justicia social cuando desconocemos el impacto del aborto clandestino y sus causas en la vida de muchas mujeres vulnerables por su situación social o económica, por la edad, por su lugar de residencia si es urbano o rural. Porque en provincias como por ejemplo de Santiago del Estero, que tienen un alta ruralidad, las mujeres no tienen acceso a la salud, y mínimamente de calidad.
Entonces enarbolar esta bandera de inclusión, desconociendo la magnitud del problema,de justicia social, su impacto, no creo que sea posible (…). Coincido  con la diputada Paola Bazán en que las posiciones extremas, posiciones radicalizadas o fundamentalistas, provocan más confusión en la población. Pero creo que hay que diferenciar cuál es el rol del Estado.
El lunes en la comisión de Derechos Humanos recibimos la visita de la Pastoral Educativa de la Diócesis de Catamarca, y digo de nuestra diócesis porque yo soy católica y el padre (Oscar Tapia) estableció claramente cuál es el rol del Estado en esta materia. Se pronunció a favor de la implementación de la ley sexual integral en las escuelas confesionales bajo el paragua de la ley   26150 y también (…) que cada credo y cada religión le debe dar a sus feligreses la opción según sus concepciones (…). Yo la  verdad que coincido con eso”.
“No hay cifras sobre aborto, solo mediciones indirectas basadas en números de ingresos hospitalarios de pacientes que han padecido complicaciones por abortos inducidos en base a encuestas que se hacen a grupos de profesionales de salud o a obstetras,  o enfermeras que trabajan en hospitales públicos, con la finalidad de estimar la magnitud del impacto de esta problemática”.
“ (…) nosotros en realidad debemos darle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. El estado medieval ha quedado varios siglos atrás. Hoy vivimos en un Estado moderno que tiene poder de coacción e  imperio por el uso de la fuerza y también por el uso de la ley. La ley que es conceptualmente heterónoma,  es decir viene de afuera impuesta para todos los ciudadanos, se supone conocida por todos y respetada por todos,  al contrario de  la moral la moral que es autónoma y creo que a eso se refería el padre Tapia (…)
Acá el problema es la clandestinidad del aborto, negar su existencia es seguir escondiendo la basura baja la alfombra y es seguir permitiendo el crecimiento de prósperos negocios y el sometimiento a las mujeres que decidan abortar al riesgo de hacerlo de manera clandestina y el riesgo de modo inseguro.
Es decir a cargo de personal no médico, no preparado para esta tarea. Porque el aborto, como toda practica invasiva aún realizado en condiciones médicas, sin establecimientos médicos, es una práctica invasiva   que tiene riesgo y más aun cuando se hace en condiciones de clandestinidad (…) Frente  a ese problema el Estado tiene que estar y dar una respuesta y cada ciudadano deberá, en orden o arreglo a sus convicciones morales, religiosas, éticas, qué va hacer a cada circunstancia”.
CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar