Posturas encontradas en Diputados ante las expresiones del padre “Pepe” Díaz

multimedia.normal.894391144d44decf.4c656769736c617475726120436174616d617263615f6e6f726d616c2e6a7067  Una nota presentada por la Asociación Siempre Diversidad Argentina (ASDA) ante la Cámara de Diputados solicitando, a través del presidente del Cuerpo Fernando Jalil, que las autoridades de la comisión de Derechos Humanos intervengan y se expidan públicamente ante las declaraciones radiales vertidas por el Vicario del Santuario Mayor Presbítero José Antonio Díaz quien se refirió a la homosexualidad como “anomalía” y “enfermedad”, generó debate en el recinto.

La Asociación mediante la misiva señalan: “Consideramos que su pronunciamiento dicta de la realidad normativa vigente a nivel internacional, nacional y provincial que significó avanzar en el reconocimiento de derechos humanos a un sector de la sociedad que durante mucho tiempo se sometió al oscurantismo y la exclusión social. Afirmaciones graves, homofóbicas, irresponsables que se justifican a través del dogma pero que es de claro avasallamiento la descalificación y la militancia activa de miembros del poder eclesiástico en nuestra provincia que buscan instalar a su vez más discursos que contribuyen al odio y fomentan ideas falsas sobre las identidades sexuales diversas”.

Al respecto, el diputado Augusto Barros expresó: “Por supuesto que considero que tiene que haber un dictamen de la comisión de Derechos Humanos pero introducido el tema y ante la consulta del diputado Rubén Manzi (quien había solicitado que se expongan los dichos del Vicario) debo decir que las expresiones del Vicario fueron hechas en un medio radial tal como lo reproduce el diario virtual Catamarca Actual. Concretamente este medio de comunicación dice que ´el repudio es en respuesta al Vicario de la Catedral Basílica José Díaz quien en declaraciones radiales se refirió a la homosexualidad como ´´anomalía´´ y ´´enfermedad´´´”.

En esa línea agregó: “Lo cierto es que en este tema puntual no puede haber dobles interpretaciones, ni sacarlo de contexto porque es un criterio que se ha usado durante mucho tiempo cuando se ha querido descalificar a determinado colectivo social, interpretar que la homosexualidad es una enfermedad o una anomalía psicológica”.

“En ese sentido quiero expresar que estas declaraciones fueron reproducidas por los medios gráficos y quienes somos también integrantes de la Iglesia Católica no podemos a esta altura de los acontecimientos y con los derechos que se han adquirido en el avance permanente de una sociedad integrada permitir este tipo de afirmaciones o aseveraciones que nos retrotraen a épocas oscuras, incluso para la Iglesia Católica”, apuntó.

CTCs

Usted debe identificarse para escribir un comentario Ingresar